Rol y frikadas varias.

Entradas etiquetadas como “Campañas

7º Mar, Cthulhu y Witchcraft.

¿Que no estamos solos en el Universo? ¿Me lo dices en serio? ¿O lo haces por el “depredador” que acaba de intentar arrancarme el hombro de un bocado?

Arthur Ap-Uther

Llevo varios años con una campaña de Witchcraft, y pese a que la idea principal nunca la he perdido, hace unos meses llegué a un punto en el que me planteé seriamente dejarlo. No porque no me gustara la historia que estábamos creando, si no porque no tenía ni idea de cómo iban a llegar mis jugadores del punto en el que estábamos a la resolución de la metatrama. Culpa mía, supongo, por haberme liado intentado hacer veinte cosas a la vez.

Sin embargo, pese a que ya creía que la partida estaba perdida, decidí darme una oportunidad y hacer un leve receso, en el que pudiéramos jugar a algo más positivo, heróico y divertido. Algo donde los jugadores pudieran hacer piruetas al estilo Errol Flint (o como se escriba). Así que retomé una antigua historia de 7º Mar, la cambié, y nos pusimos a ello.

Pero la diosa Fortuna a veces también sonríe a las máster perdidas, y he ahí que se me ocurrió esta idea.

Algunos creen, y no sin parte de razón, que Witchcraft es una copia de mundo de tinieblas. Yo diría que tiene más parecido a Cthulhu, pero con seres sobrenaturales que no siempre te quieren arrancar la cabeza o el alma. Y para los que han dirigido 7º mar, saben muy bien que tiene cierto aire oscuro (que se puede usar o no) muy interesante. Así que un día, sin avisar, se me ocurrió la idea de unir aquella partida de “descanso” con la principal. ¿Cómo?

Tanto Cthulhu como Witchcraft juegan con la idea de universos o realidades paralelas, y 7º mar… bueno, no soy de usar spoilers, pero el juego te da pie a usar algo parecido si te apetece. Pero claro, me quedaba un cabo suelto, queda un poco extraño jugar en el siglo de oro español (que es donde he ambientado mi partida) y después pasar al siglo XXI, así, sin anestesia. Por eso se me pasó por la cabeza usar Cthulhu como fase intermedia.

Mi idea principal parte de la teoría de los universos paralelos que habla de que cada gran decisión abre un nuevo camino, modificando la realidad, pero quedando otro universo donde la decisión No tomada sigue su curso. Por lo tanto, algo en el pasado llevó a la creación de estas tres realidades similares, pero distintas. ¿Porqué digo similares? Bueno, un Castellano piroquinético puede ser perfectamente un Vidente con fuego mental en Witchcraft, por ejemplo. Una bruja del destino, alguien con adivinación, etc. Un maestro del porté tendría portal o teleportación, y así suma y sigue. Además, en mi crónica he metido el hecho de que ciertas “habilidades” son genéticas/hereditarias, con lo que queda muy bien si lo comparamos con 7º Mar.

Pero claro… ¿Donde metemos Cthulhu en todo esto? Pues fácil, Cthulhu tiene en común con Witchcraft lo que no tiene 7º Mar. Los “bichos”. Seres de otra dimensión que intentan entrar por todos los medios posibles en ésta para zamparnos a todos, o atarnos en las tinieblas, lo que surja. Sí, no hay magia tan “épica”, pero tienen “hechizos” si los jugadores tienen las narices de usarlos.

Así, lo que los personajes hagan en los dos universos modificará lo que suceda en el tercero y principal. Podrán tener acceso a información nueva, o no, y las cosas que no cuadran, podrán cambiar. Puede que resulte un poco extraño, pero los personajes de Witchcraft ya han viajado en el tiempo y en el espacio, cambiando así ciertas partes de las historia. La idea es que todos sean “familia” o incluso vidas pasadas, pero en mundos distintos. La siguiente pregunta es… ¿Cómo han aparecido esas tres realidades?

Pero la respuesta tendrá que esperar, ya que antes he de presentar mi visión de los tres juegos, que en muchas cosas es muy diferente a la oficial. Dicho esto, ¿Qué les parece la idea?

Anuncios